le bois des chambres

El puente rústico

published at 20/10/2022

El puente pintoresco o “rústico” que atraviesa el barranco que separa el parque de recreo de la parte denominada del Goualoup es la principal fábrica del parque.

En el primer proyecto de parque, Henri Duchêne había previsto un puente de un aspecto muy diferente: puente colgante de una pieza que atravesaba la carretera y el barranco. Finalmente, la pareja principesca rechazó este primer proyecto y encargó al arquitecto paisajista el puente que puede verse actualmente (cerrado a la circulación).

En una carta fechada el 30 de diciembre de 1884, dirigida al príncipe de Broglie por Henri Duchêne, éste menciona que el diseño del puente fue tema de muchas conversaciones entre ellos, y “que siempre se calcularon de 25 000 a 30 000 francos de oro para la realización de esta obra». En este trabajo difícil y, debo decir, sin precedentes, soy consciente de que he tenido muy en cuenta sus intereses. La parte metálica se procesó de forma industrial y en el presupuesto se incluyeron los honorarios de un mes del jefe de moldeado. Los ayudantes cerrajeros eran de la región, y el revestimiento de cemento rústico se hizo por jornales, por el total de éstos, sin tener que recurrir a un contratista especializado. Debo reconocer que los estribos resultaron muy caros, pero teniendo en cuenta la cimentación y un terreno como el de Chaumont, hay que ser prudente.

Esta obra destaca tanto por su diseño (dos pasarelas a distinto nivel, una que atraviesa la carretera y otra el barranco, unidas por una escalera de caracol en un falso tronco de árbol hecho de cemento y recubierto de hiedra auténtica), como por su técnica de construcción, muy moderna para la época. Se trata de cemento armado y no de hormigón (este último aún no se había inventado en aquella época), tratado de forma rústica para dar la ilusión de troncos y ramas de árboles podados sobre una estructura metálica compuesta de 2700 kg de hierro. Este puente es una auténtica curiosidad, al estilo de las folies del siglo XIX, con su decoración en trampantojo de imitación a madera y su evocación a la decoración del puente de las Buttes-Chaumont de París.